Habilidades motoras finas motoras

La actividades de motricidad fina influye en la función y el uso de la mano en las pequeñas tareas motoras. Es posible que ya haya oído el término “motricidad fina”. Si está familiarizado con la terapia ocupacional, sabrá que las actividades de motricidad fina son una parte integral de las intervenciones de terapia ocupacional. Las manos desempeñan un papel importante en la mayoría de las ocupaciones que realizamos. Desde escribir, hasta atarse, vestirse, alimentarse… la mayoría de las tareas cotidianas implican el uso de las manos. Por lo tanto, cuando el control motor fino y la destreza influyen en el rendimiento funcional, puede ser una razón para trabajar en el control motor de las manos.

Aquí cubrimos todos los aspectos de la motricidad fina cuando se trata de niños. Estamos cubriendo el desarrollo de la motricidad fina, cada uno de los aspectos de la motricidad fina y las actividades de motricidad fina que se basan en el juego y el aprendizaje para desarrollar estas habilidades esenciales de las manos.

La motricidad fina y todo lo que necesitas saber sobre el desarrollo de la motricidad fina.

¿QUÉ ES LA MOTRICIDAD FINA?

La motricidad fina son los movimientos y acciones refinados de las manos, los dedos y las muñecas que permiten la precisión y la destreza de los movimientos. La motricidad fina puede dividirse en diferentes componentes motores que influyen en la capacidad de utilizar las manos en tareas funcionales y en el uso de herramientas.

La motricidad fina es necesaria para todas las tareas que realiza un niño. Desde el juego y el cuidado personal hasta el manejo de los cierres de la ropa y el coloreado, el desarrollo de la motricidad es necesario en todos los aspectos. El desarrollo de la motricidad fina es esencial para agarrar el lápiz y escribir a mano. Las habilidades motrices finas constituyen una parte importante del aprendizaje y de la jornada escolar (lea sobre las distintas habilidades motrices finas necesarias en la escuela).

Las habilidades motrices, como el agarre con pinzas y la fuerza de la mano, son esenciales para el desarrollo del niño y su capacidad de utilizar las manos en pequeños movimientos motores.

Tipos de motricidad fina

LA MOTRICIDAD FINA

La motricidad fina está formada por varios componentes motores. Estas subáreas afectan a la movilidad, el uso de herramientas, la manipulación de objetos, la fuerza y la resistencia. Veamos todas estas áreas con más detalle:

  • La coordinación bilateral de las manos: El uso coordinado de ambas manos, o el uso de una mano como estabilizadora y otra como manipuladora. La coordinación bilateral incluye tres componentes: Movimientos simétricos, Movimientos alternos y Movimientos de la mano dominante/mano de apoyo.
  • También llamada integración bilateral, los movimientos de ambas manos juntos en actividades requieren el procesamiento y la integración de ambos hemisferios del cerebro para permitir que ambas manos trabajen juntas al mismo tiempo, o movimientos bilaterales. Sin la coordinación bilateral, un niño puede parecer torpe o dejar caer objetos, utilizar principalmente una mano en las actividades o cambiar de mano durante las tareas que requieren una mano dominante y una mano auxiliar. El desarrollo de las habilidades de coordinación bilateral es muy importante para las habilidades funcionales, como alimentarse por sí mismo, escribir a mano, vestirse por sí mismo, asearse, etc.
  • Agarre grueso: El agarre grueso se utiliza cuando se aprietan todos los dedos alrededor de un objeto, como cuando se sujeta el asa de una maleta. La prensión gruesa es importante en tareas como la escritura a mano y el uso de tijeras. Para realizar estas actividades, es necesario apretar toda la mano y mantener la resistencia para completar la actividad. El desarrollo del arco de la mano y del espacio de la banda del pulgar es importante para estas habilidades funcionales y la prensión gruesa juega un papel importante.
  • Manipulación dentro de la mano: La manipulación dentro de la mano se refiere a la capacidad de manipular objetos dentro de la mano. La manipulación de objetos dentro de la mano incluye tres aspectos de la movilidad: traslación, desplazamiento y rotación de objetos.

La traslación consiste en utilizar los dedos para mover un pequeño objeto desde la palma de la mano hasta la punta de los dedos (o las puntas de los dedos para meter el objeto en la palma). Cuando sostienes una moneda en la palma de la mano y la manipulas hacia las puntas de los dedos para introducirla en una hucha o en una máquina expendedora, estás demostrando la traslación de la palma a los dedos.

El desplazamiento es mover un objeto utilizando las yemas de los dedos… ajustar el agarre del lápiz es demostrar el desplazamiento de los dedos. Otro ejemplo podría ser manipular un botón o una cremallera con las puntas de los dedos.

La rotación consiste en hacer rodar un objeto con las yemas de los dedos. Ejemplos de rotación son hacer rodar un lápiz con las yemas de los dedos, dar la vuelta a un lápiz para utilizar la goma de borrar o abrir la tapa de un frasco girando la tapa con las yemas de los dedos.

Estas habilidades motoras finas son necesarias para realizar tareas funcionales como manejar un lápiz o un crayón durante la escritura a mano, abrir recipientes, manejar monedas u objetos pequeños, manipular una cuchara/cuchillo/horquilla, ajustar el papel al cortar con tijeras y abrochar botones o cordones de zapatos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *